Trabajar con actores es una experiencia fantástica. A diferencia de las grabaciones en reportajes y documentales, con los actores existe un guión previo, en el que ellos derrochan grandes dosis de frescura y originalidad.