Todavía no se ha repetido en Andalucía ¡Dios no lo quiera! un terremoto tan devastador como el que sufrió Alhama de Granada en diciembre de 1884. Para acentuar aún más el dramatismo, sucedió a las 21:00 horas, cuando la gente celebraba la noche buena en sus casas.