Marina tiene problemas con la vista desde que nació. Un glaucoma la ha dejado prácticamente ciega. Pero, su pasión y excelentes cualidades para la música pueden con todo. Estudia canto en un conservatorio profesional y sueña con subir a un escenario para deleitar al público.