¿Qué es lo mejor que les puede ocurrir a unos chicos jóvenes que acaban de montar su propia empresa audiovisual? ¡¡Dirigir un programa ellos solitos!! Se nos ocurrió una idea, la lanzamos y…¡cayó en terreno abonado!