Pocas cosas se quieren más en este mundo que a la propia familia: a tu padre, tu madre, tus hijos, tus hermanos… Muchas personas no han llegado a conocer a alguno de ellos, les fueron arrebatados bruscamente. Otras sí les conocieron, pero como sombras silenciosas, cargadas de humillación y de nostalgia.