El año 1937 fue un año terrible para la ciudad de Almería. Los refugiados de la guerra civil desbordaron su población. Faltaban alimentos, ropa, hospitales, escuelas… Las bombas caían casi a diario, y en los corazones de sus habitantes sólo había lugar para el miedo y la frustración.