Jean-Claude Roger Mbede ha muerto por ser homosexual. Encarnó la lucha por los derechos de la comunidad LGBT en Camerún, después de sufrir prisión a causa de un sms cariñoso. Pero, la homofobia a podido más y, repudiado por su familia, ha muerto de cáncer sin recibir tratamiento médico.

Imagen de previsualización de YouTube

En este vídeo, grabado en diciembre de 2012, Roger cuenta en primera persona su terrible experiencia y su situación después de ser condenado a cárcel por homosexual. 

Con casos como los de Roger Mbede, dan ganas de tirar la toalla. En Camerún, el rechazo al homosexual es tan visceral, que de continuo se suceden casos como éste, que escapan a la razón y a un mínimo sentido de la humanidad. A Mbede tuvimos la suerte de conocerlo durante el rodaje de “Homosexuales en Camerún, gente como tu y yo”, una campaña internacional de denuncia de la situación de gays y lesbianas en este país, en colaboración con proyecto PAEMH, de asistencia e integración de las minorías homosexuales. Roger era entonces un joven de 33 años, aquejado por una grave enfermedad que incubó en la cárcel, vivía escondido y con miedo, amenazado, con el dolor de verse repudiado por sus seres queridos. Pero, con ganas de continuar sus estudios universitarios y albergando, a pesar de todo, la esperanza de que las cosas pudieran cambiar. Por eso, se convirtió en un icono en la lucha contra los derechos de los homosexuales en Camerún. Desde su escondite, recibió multitud de mensajes de apoyo de asociaciones internacionales a favor de los derechos humanos que le llenaron de aliento, así como del bufete de abogados de Alice Nkom, con  los que retomó la confianza en el ser humano. Ahora, es la misma prensa internacional quien se hace eco del triste desenlace de Roger Mbede, con obituarios en numerosos medios de comunicación, como El País, El Diario, Desalambre, o el Hufftington Post, en un canto desesperado para que su muerte no sea en vano.

Una de la miles de cartas de apoyo de todo el mundo que recibió Roger Mbede. "El mundo no te ha olvidado, estamos contigo y luchamos para que vuelvas a ser libre", dice una de ellas.

Una de la miles de cartas de apoyo de todo el mundo que recibió Roger Mbede. “El mundo no te ha olvidado, estamos contigo y luchamos para que vuelvas a ser libre”, se puede leer en ella.

Sin embargo, Roger murió el 10 de enero de 2014 como un perro, entre los grandes dolores que le causaba el cáncer, y con su propia familia negándole asistencia médica por considerarlo “maldito”. Alice Nkom culpa al gobierno de Camerún por condenar a muerte a Roger Mbede desde el momento en que fue detenido por mandar un sms, “me gustas mucho”, a otro hombre. Todos los gobiernos que fomentan el odio y la homofobia contra el diferente son responsables de hechos tan luctuosos como éste. Por desgracia, tan sólo en África son una treintena los países que castigan la homosexualidad, algunos incluso con penas de muerte.