Antonio Machado acaba de enterrar a su esposa Leonor. En la ciudad de Baeza vive su íntimo duelo. Pasea lento por sus callejas de piedra y cal, y se queda absorto al contemplar su paisaje, envuelto en la bruma. En Baeza, Antonio Machado escribirá algunos de sus versos más celebrados.

Antonio Machado llegó a Baeza en el año 1912. Regresaba a Andalucía, después de una larga ausencia en Madrid, París y Soria.

Antonio Machado y Baeza se encontraron hace cien años. En esta hermosa ciudad, soñó que su esposa Leonor, recién fallecida, le tendía la mano para llevárselo con ella al más allá. Al poeta sevillano se le derramaba la ceniza del cigarro sobre el chaleco de luto cuando daba clases de francés en un aula de la vieja universidad de Baeza. Debía estar soñando con ella, mezclando recuerdos de dolor, de nostalgia y hastío. En Baeza, Antonio Machado se propone estudiar filosofía; mezcla apuntes de poemas con reflexiones filosóficas y con reivindicaciones sociales; tiende la mano al “otro”, y detesta la injusticia que sufren los jornaleros del campo. En su poema El pasado efímero, hace un retrato demoledor del  “señorito andaluz”:

Imagen de previsualización de YouTube

Este reportaje fue realizado en el año 2003 para el El Club de las Ideas, programa educativo de Canal Sur 2

Como en este vídeo, el profesor Antonio Buenosvinos explica algunos de los poemas más populares, escritos y concebidos por Antonio Machado en Baeza, recitados por sus alumnos y alumnas del IES Santísima Trinidad. Si te apetece escucharlos y saber un poquito más de ellos clickea sobre este enlace de nuestro canal de Youtube: Poemas de Antonio Machado en Baeza.