Asegura Luis García Montero que fue la timidez quien le hizo poeta. El hacedor granadino continúa buscando, entre miles de voces, la suya propia, rebosante de sencillez, de sentimiento, de compromiso y de experiencias. Algunas de ellas muy duras, como fue el suicidio de su amigo y también poeta Javier Egea.   

Luis García Montero es Premio Nacional de Poesía y Premio Nacional de la Crítica

El poeta granadino Luis García Montero escuchó sus primeros versos de la boca de su padre, que gustaba declamar en voz alta Los mil mejores poemas de la lengua castellana. Luego, comenzó a escribir los suyos propios, reconocidos con el Premio Adonais cuando sólo tenía 24 años de edad. La búsqueda de su propia voz le llevó a formar parte de la corriente poética conocida como La otra sentimentalidad, donde compartió inquietudes, ideas y compromisos con el también poeta Javier Egea“una de las persona más limpias, brillantes y vitales que he conocido”, según sus propias palabras:

Imagen de previsualización de YouTube

Entrevista realizada en el año 2000 para el programa Verano en la Internacional, de Canal Sur 2, sobre los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía.  

En el momento de la entrevista, hacía sólo un año que Javier Egea se había quitado la vida en Granada. Considerado como uno de los poetas españoles más importantes de los años ochenta, Egea vivió, a pie de calle, una intensa relación con la poesía. Con Paseo de los tristes, su obra más representativa, consiguió el Premio Internacional de Poesía Juan Ramón Jiménez.