El sonido agudo de las sirenas estalla en el cielo de Almería. El pánico se apodera de sus habitantes, que dejan todo lo que tienen entre las manos y corren aturdidos hacia el refugio antiaéreo más cercano. Sólo piensan en sus seres queridos. La población de Almería, que se mantuvo fiel a la República, sufrió continuos bombardeos durante la guerra civil española.

El refugio de la ciudad de Almería es una de las obras de ingeniería y arquitectura más importantes realizadas durante el siglo XX en Andalucía. Autora: Ángela Manrique Martínez

Muchos almerienses aún recuerdan el sonido estremecedor de las sirenas que anunciaban dolor y muerte. Recuerdan el olor a sudor y miedo en los refugios donde se hacinaban miles de personas. Recuerdan el estallido y las vibraciones de las bombas al caer muy cerca, amortiguadas por las capas de hormigón. También los rezos, las letanías, los llantos, las maldiciones y los gritos de los heridos perdiéndose en la oscuridad de los túneles. A Gloria Sevilla le tocó vivir muy joven la guerra civil. Trabajaba en la fábrica de almendra de Almería y recuerda, con pavor, las bombas que arrojaban sobre su ciudad, y la insoportable asfixia del refugio:

Imagen de previsualización de YouTube

Este es un extracto del documental “Bombas y Olvidos. Almería 1937”, que dirigimos para la productora 29 Letras 

Almería cuenta con una de las redes de refugios más extensas de toda la península, con túneles subterráneos de hasta 4,5 Km. de longitud, para albergar alrededor de 34.500 personas. El refugio estaba dotado con más de 100 entradas para que fuese ocupado y desalojado de forma rápida por los ciudadanos. En él había otras dependencias importantes, como un almacén-despensa, y un hospital. Fue construido en un tiempo récord, y con gran escasez de materiales, por cerca de 500 obreros que habían quedado en paro. En el siguiente podcast de RNE puedes revivir la realidad de este refugio, junto con algunas de las personas que tuvieron la desdicha de utilizarlos durante la guerra civil: